jueves, 18 de diciembre de 2014

Gente tóxica


Nos alejamos de la gente que nos cansa, nos olvidamos de personas que han aparecido en nuestra vida y que no han producido ningún cambio en ella (ni positivo ni negativo), decidimos obviar a la gente que por costumbres, ideas o formas de ser dejan demasiado evidentes las diferencias con nosotros y, por supuesto, no queremos ni oír hablar de las personas que tratan de hacernos daño. Hoy hablaré de esa gente respetable, claro esta, pero gente tóxica.

¿Cómo decir de forma educada lo que pienso sin que nadie se sienta menospreciado? Supongo que al fin y al cabo, no puedo gustar a todos (ni quiero)…así que me expresaré como he hecho siempre.

Respeto a todo el mundo, pero tengo la costumbre de rodearme de la gente que me aporta positividad. Detesto demasiado el pesimismo y la gente que se queja constantemente de su situación me pone un poco de los nervios. No entiendo que exista una mentalidad tan negativa que no permita ver a las personas las oportunidades que tienen enfrente de ellas, esa actitud ya es una falta de respeto a la oportunidad, un error que todos podemos cometer alguna vez pero no de forma reiterada. Entiendo totalmente que en ciertos momentos podamos expresar nuestro pesimismo, pero de ahí a que el pesimismo y la negatividad sea nuestra forma de ver la vida, me parece demasiado triste.

Hay pesimistas para todo: para trabajar, para estudiar, para hacer deporte…joder, si tanto te disgusta hacer lo que estas haciendo haz todo lo posible por cambiar esa situación, no cojas esa espiral de negatividad y ni mucho menos la transmitas, al menos a mi.

Por otro lado también tengo la costumbre de no acercarme a la gente que pierde su personalidad, a la gente que dice una cosa y hace otra. Me gusta demasiado la gente transparente, aquella que se expresa con naturalidad ante cualquier situación y dice lo que piensa. Me cuesta mucho quedarme callado o no expresar desagrado ante gente egocéntrica; si solo sabes hablar de ti y no sabes escuchar deberás de empezar a plantearte porque te dejan plantado tantas veces.

Y por último me cuesta mucho escuchar a los “pobre de mi”; sí, a los que ponen excusas para todo. “Es que no nos han dejado tiempo para estudiar”, “es que no me va a dar tiempo”, “es que es demasiado duro”, “es que para lo que vamos a ganar”. Mira, la falta de tiempo no es una realidad sino una comodidad, alguien dijo que no existe falta de tiempo sino falta de interés. Si de veras te interesa algo, si te apasiona encontrarás el tiempo necesario; sin embargo, si en el fondo estas a disgusto empezarás a poner excusas y finalmente dejándolo. Después, si es demasiado duro, esfuérzate. Dedica el tiempo que pierdes en quejarte en entrenar, estudiar, trabajar…formarte.

Lucha por tus sueños poniendo empeño y dedicación, y si las cosas no salen bien a la primera, vuélvelo a intentar.

Un saludo, Miquel Orenga.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Líder de mi vida

Ser líder de mi vida. Supongo que puede parecer un objetivo sencillo pero complicado a la vez, supongo que hay que seguir varias pautas (o varios instintos) para conseguir el control sobre mi vida o para estar prácticamente seguro de todas las decisiones que tomo. Hoy voy a dejar de suponer y voy a dar mi punto de vista sobre algo tan fácil o difícil como ser dueño y sobre todo líder de mi vida.

Para liderar mi vida tengo que ser inconformista, curioso, constante y ordenado. Voy a intentar desglosar un poco estos adjetivos.

Inconformista, sí. Se necesita tener ambición, tener objetivos, tener ganas de comerse el mundo. Mantenerse a la espera de que suceda algo que cambie nuestra vida es demasiado arriesgado; estamos dejando demasiados cabos sueltos. Si queremos algo, hay que decidirse, hay que apostarlo todo. La ambición desmesurada nos puede llevar al descontrol, y es cierto que se necesita un poco de locura en nuestra vida pero solo en determinados momentos; por ello, hay que ser inconformista a la vez que paciente.

Curioso. Creo que en la vida hay que preguntarse muchas veces "¿Por qué?", necesitamos un cambio constante y evitar caer demasiadas veces en nuestra zona de confort. La curiosidad matará al gato, pero no nos matará a nosotros.

Constante. El camino hacia la felicidad nunca se detiene por eso hay que trabajar, trabajar y volver a trabajar. Thomas Edison dijo una vez que el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración, es decir, de esfuerzo. Si realmente quieres alcanzar tus sueños, trata de hacer todos los pasos que te acerquen a ellos lo mejor posible; dedícale horas para invertir el tiempo y no para perderlo.

Ordenado. Tenemos que trazar un plan mediante el cual demos los pasos necesarios para culminar el reto o proyecto. Un plan bien estructurado nos permitirá establecernos pequeños objetivos y hará que nuestro tiempo sea más eficiente.


Obviamente acabo de cumplir 23 años y estas 5 normas o “leyes” sé que son completamente rectificables, sé que puedo estar equivocado, sé que me queda mucho por aprender…pero prefiero aprender equivocándome que quedarme sentado esperando a que me vengan a buscar.


Y por último me gustaría hablar de las excusas. Soy de los que piensa que si ponemos demasiadas trabas, demasiados pensamientos negativos para hacer una cosa es que realmente no estamos haciendo aquello que nos gusta. Si nos divierte, si nos apasiona...no hay excusas.

Para cerrar este apartado os dejo la siguiente reflexión de Steve Jobs: “Si hoy es el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta es no durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.

Un saludo, Miquel Orenga. 

martes, 9 de diciembre de 2014

Born to run: Fran Martínez

Estrenamos el mes de Diciembre de la mejor forma posible con un nuevo capitulo de "Born to run". En el día de hoy cuento con Fran Martinez, ciclista sub-23 del equipo Hostal Latorre de Liédana (Navarra) que nos relatará que significa para él el mundo de la bicicleta, sus inicios, su palmarés y sus próximos objetivos. Aquí os dejo con Fran:

Hola, me llamo Fran Martínez y vivo en La Vall d'Uixó (Castellón). Soy ciclista amateur, tengo 20 años y llevo 8 años de ciclismo de competición en las piernas. Actualmente formo parte del equipo Hostal Latorre de Liédana (Navarra).


El ciclismo llegó a mí de casualidad. Cuando yo tenía  12 años empecé a veranear en un pequeño pueblo que se llama Chovar y para llegar hasta él había que superar un puerto de montaña llamado “Marianet”, cada vez que íbamos allí yo veía grandes cantidades de ciclistas subiendo por el y así que decidí montarme en mi vieja bicicleta de montaña y llegar por mis propios medios hasta ese pueblo. La sensación que obtuve al llegar a la cima solamente con mi esfuerzo fue tal que decidí hacer del ciclismo mi forma de vida.
Ahora mismo compito en ciclismo de carretera y de pista. Mis títulos más destacables son 2 campeonatos de España en persecución por equipos, 1 campeonato de la Comunidad Valenciana,1 Liga de pista de la Comunidad Valenciana y 6 medallas más en los campeonatos de pista autonómicos.

El ciclismo es mi vida, es la forma en que desparezco de un mundo y me sumerjo en otro; el ciclismo para mi es el pasaporte a la felicidad. Este deporte me ha aportado disciplina, "pun de honor" y me ha ayudado a descubrir donde no están mis limites. El ciclismo es sin ningun duda lo mejor que me ha pasado en la vida. Este deporte te deja marca, y no solo son las cicatrices, son 8 temporadas dando pedales y eso quieras o no dejar marcas y muchas anécdotas; aunque por desgracia suelen ser las lesiones y caídas las que más marcado te dejan. 

Por suerte no he sufrido muchas caídas pero sí varias de grave consideración. Me gustaría aprovechar para contar la más grave que tuve en la que termine en el hospital con el escafoides roto, quemaduras por todo el cuerpo y lo más doloroso: la bicicleta rota en 3 partes.

Esto ocurrió en la última etapa de la Copa Catalana el 1-09-2012. Teníamos al lider de la prueba, que solamente con termina la etapa ganaría la general. Pero no tenía para nada su día y después de estar todo el día junto a él, decidí que era el momento de pasar a cabeza del pelotón y exigir a mis compañeros que se quedaran a ayudar, que él era el líder y que con solo mi ayuda era imposible luchar contra un pelotón de 150 ciclistas. En ese momento se produjo una caída en la parte derecha del pelotón, yo iba por la izquierda y por un momento pensé que la había librado, pero no. Apareció de la nada una bicicleta despedida cuando rodábamos a más de 50 km/h; lo siguiente que recuerdo es volar por encima de la bicicleta y muchas ruedas pasar a mi alrededor. Cuando me gire en busca de mi bicicleta para continuar me dí cuenta de que algo no iba bien ya que al momento tenía la mano inchada como un balón, y nada más girarme a coger la bici estaba partida en 3 partes.

Dejando de lado las caídas, no hay nada más gratificante que conseguir superarte diariamente, de ir cada día un poco más lejos y conseguir tus propias metas. Otra de mis experiencias que más marcado me ha dejado fue el año pasado, en una carrera en Santander. Era mi primera temporada como amateur, estábamos en el mes de Agosto y llevaba 4 carreras ya esa semana y la de ese día sería la  quinta. Después de llevar 80 km de carrera coronamos el segundo puerto del día, creía haber sobrepasado mi límite de lejos, pero al girar la cabeza y ver que no había nadie más por detrás de mi fue inexplicable, estaba entre los mejores de la carrera en mi primer año, a la carrera le quedaban todavía 60 km pero los pasé al frente del selecto pelotón. Mi decepción llego a 3 km de meta, me encontraba en una nube, motivado y con ganas de disputar la etapa con los mejores ciclistas de España y de golpe en milésimas de segundo desapareció toda opción, en tan poco tiempo no pude ni reaccionar estaba en el suelo y encima de mí habían 3 ciclistas más.

Este próximo año será mi tercerá temporada como amateur y continuaré en el equipo Latorre. Mis principales objetivos son a principio de temporada, con las copas de España y las vueltas más importantes, haré lo posible por estar entre los mejores ciclistas nacionales y hacer méritos propios para ganarme una plaza en algún equipo profesional, más tarde haré un pequeño parón de competición y volveré para finalizar la última parte de la temporada al máximo nivel.

Quiero agradecer a Fran Martínez su colaboración y sobre todo la pasión que se refleja en cada una de sus palabras. Espero que cumpla con todos sus objetivos de la temporada 2015 y que nunca se olvide que lo más importante es disfrutar encima de la bicicleta.

Un saludo, Miquel Orenga