sábado, 22 de noviembre de 2014

Es todo una puta mentira

"El postureo. Esa moda, pasajera como todas, que nos hace actuar de cara al público. Sea cual sea nuestra situación tenemos que aparentar que nos lo estamos pasando de puta madre, aunque quizás por dentro nos estemos pudriendo.

La gente ha perdido personalidad; ha dejado de seguir sus instintos para seguir las tendencias, ha dejado de hablar cara a cara para escribir detrás de una pantalla. Twitter, Facebook, Instagram...todos esos medios no dicen nada de nosotros, o lo que dicen no es totalmente cierto. Necesitamos "tirarnos el royo" y hacer ver lo enamorados que estamos, lo felices que somos, la cantidad de amigos que tenemos, nuestras borracheras, etc.

Pero, ¿quién hay detrás de toda esa apariencia? Eso es lo que realmente importa, y eso es lo que se esta perdiendo"

Esta reflexión la escribí en el muro de Facebook el 23 de Julio de 2014, y lo hice claro esta para conseguir "me gusta", comentarios y un poco de popularidad. Dejando de lado las bromas, hoy me apetece ser un poco más extenso con este tema, pensar sobre ello y a ver lo que surge.

A esta publicación de hace meses se le unió la entrevista en el Chester a Pedro García Aguado, dejando frases como: "te piensas que eres el más guay, el que más liga...pero es todo una puta mentira".

Creo que los jóvenes (entre los que aún me incluyo) han perdido la pasión por la curiosidad, por descubrir, por experimentar...se han dejado llevar por una sociedad de consumo que deja los grandes sueños individuales escondidos detrás de modas pasajeras. Sí, puede que seguir las tendencias, pasarlo en grande haciendo gilipolleces este bien para ciertos momentos y nos aporte una cierta felicidad fugaz. Pero soy de los que piensa que llegado el momento tenemos que dejar de vivir de esa felicidad fugaz para encontrar el equilibrio, dejar de ser influenciados por los demás para encontrar nuestro verdadero camino.

¿Qué hay realmente cierto detrás de esa apariencia? Detrás de esa capa "guapa", se encuentra el verdadero yo (y tranquilos que no me voy a enrollar con teorías de Platón). Ese yo que aún no le ha dado la importancia que se merece a sus sueños y objetivos, ese yo que tiene miedo a equivocarse, ese yo fácilmente influenciable que todavía no se ha dado cuenta de lo importante que es valorarse por algo más de lo que dice un espejo.

En el momento en el que despertamos y dejamos salir a la luz al verdadero yo es cuando empezamos a ser maduros, aunque no debemos olvidar al niño que tenemos dentro y que de pequeño soñaba con grandes cosas. Cuando damos el primer paso, debemos hacerlo teniendo bien claro quienes somos y por qué lo hacemos. Cuando nuestra visión del mundo crece, recuperamos esa inquietud y curiosidad que habíamos perdido, dejamos atrás la apariencia para vivir sin complejos.

"Planta tu propio jardín y decora tu propia alma, en vez de esperar a que alguien te traiga flores" Veronica Shoffstall.

Un saludo, Miquel Orenga.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Born to run: Mario Rebollar

Hoy vuelvo a los orígenes del blog para presentaros una nueva edición del espacio "Born to run". En el día de hoy he querido contar con Mario Rebollar, que nos relatará como ha sido su primera toma de contacto con las carreras de montaña, concretamente en "Fons de la tardor", carrera de 18.5 km que se disputa cada año en La Vall d'Uixó.

Buenos días, soy Mario Rebollar.

Hoy plasmaré lo que fue mi primer contacto con las carreras de montaña. Intente participar en una el verano pasado (2013), en la carrera nocturna a la Font de Garrut, pero por desgracia tuve una pequeña lesión que no me lo permitió, y me quede con una espinita clavada. Una espina que me quería quitar cuanto antes de encima.

Me habían hablado muy bien de "Fons de la tardor", y por desgracia este año iba a ser una carrera distinta. Así que aproveche la oportunidad y me apunté. Sin apenas entrenamiento específico para la prueba, llegó el día de la prueba y alli estaba yo, sin saber muy bien lo que me venía por delante. Escuché consejos que me dieron personas que conocían bien el terreno y decidí seguirles, con la idea de acabar la carrera en menos de 3 horas, lo cual para mi era un buen tiempo.

Saliendo de la pista de atletismo de La Vall d'Uixó, con un trote lento pero constante desde el inicio llegamos al barranco de Aigualit y deje el trote para hacer la subida hasta el primer avituallamiento andando. Subí solo, ya que no me había inscrito con mi compañero habitual. Una vez allí, aumente el ritmo para descender hasta el segundo avituallamiento situado en la Font de Anouheret. En este punto, coincidí con un amigo y seguimos hacia delante juntos, nos íbamos apoyando uno al otro y eso fue importante para mi, porque pienso que sin su ayuda me hubiera costado mucho más realizar la exigente última subida hasta el repetidor, pasando por un tercer avituallamiento. Pero poco a poco, y descansando en varios periodos durante unos segunditos claves para recuperar el aliento, conseguí llegar al repetidor.

Y desde ahí arriba sólo quedaban 6 kilómetros para llegar a meta. El último tramo era todo de bajada, una bajada bastante técnica que le daba un buen machaque a las piernas.


Llegué en un tiempo de 2h 25 min y 37 seg, lo que significaba para mi un gran tiempo, ya que no me
esperaba estar por debajo de dos horas y media. Las sensaciones durante la carrera fueron variando; fue una lucha constante con mi cuerpo, al que le costaba seguir a medida que se iban acumulando los kilómetros, y con mi mente, que me pedía un último empujón. Acabé muy satisfecho, y puedo decir que esta carrera es el inicio de una nueva experiencia, una nueva etapa.

Quiero dar las gracias a Miquel por haberme ofrecido la oportunidad de colaborar en el blog. Y espero volverlo hacer próximamente.

Un saludo Mario.

Ha sido un placer contar con Mario, que se ha mostrado desde el primer momento muy dispuesto a colaborar en este pequeño mundo que tengo entre las manos. Sé que no será su última carrera, y con mi pequeña experiencia en carreras de montaña, le aconsejo a seguir encontrando motivaciones y desafíos sabiendo que el límite siempre esta un paso más allá de lo que nos pensamos.

Hasta la próxima, Miquel.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Reinventarse

"Estar al cargo de un negocio (de un proyecto) es similar al cargo de político. Me explico. Tanto el empresario como el político deben celebrar primarias. Uno no puede estar durante demasiados años expuesto al público, y más cuando la gente pide una cara nueva. Es en ese momento donde hay que reinventarse y no dar un paso atrás, sino un paso al lado. Hay que tener al electorado (cliente) contento y hay que ofrecer una visión diferente a la que ya has mostrado. No se trata de perder la esencia, se trata de evolucionar para seguir creciendo sin estancarse."

¿Quién pensáis que podría estar detrás de estas palabras? No voy a desvelar su nombre sólo diré que ese "discurso" fue capaz de motivarme para escribir todo lo que os presento a continuación.

Supongo que la vida esta llena de etapas, que nos llevan unas veces a rozar la gloria y otras nos dejan al borde del abismo. En sentido económico se conocería como etapas de crecimiento y etapas de recesión (lo digo en términos económicos porque es lo más comentado en los últimos años). Pensándolo bien puede que estos conceptos se puedan trasladar a la vida cotidiana y tambien al mundo del deporte.

¿Cómo te sientes después de cruzar la meta y conseguir tu objetivo? Te sientes en la cresta de la ola, es un momento irrepetible, indescriptible...es el momento que culmina una etapa de crecimiento. Esta etapa se inicia en el momento en el que decidimos apretarnos las botas, nos establecemos un objetivo y tenemos claro cuánto vamos a dar para conseguirlo. Ahi se inicia y dura todo el trayecto (entrenamientos incluidos) hasta obtener el premio final.

Después nos encontramos con momentos de recesión, de angústia, desánimo...momentos en los que no tenemos nada claro. Justo ahí es donde aparece el término "reinventarse"; esto consiste en pensar y hacer todo lo posible para que esa situación negativa cambie. Esto no es fácil, lo sé porque he vivido momentos así. Pero hay que tener claro que un simple cambio de actitud, una nueva forma de afrontar las cosas, un objetivo diferente puede ser la clave para dejar atrás esa recesión y volver a brillar.

Para brillar, para crecer hay que salir de nuestra zona de confort, hay que cambiar las penas por alegrías, los fracasos (mejor llamarles baches) por nuevos objetivos, las debilidades por fortalezas.

El trabajo principal lo tenemos que hacer nosotros mismos pero no nos podemos olvidar de rodearnos de la gente adecuada, de gente que sea capaz de entender nuestra forma de ver la vida pero que también tenga una actitud crítica cuando sea necesario. La vida no es de color de rosa y de vez en cuando (cuando no nos acordamos nosotros mismos), es bueno que nos lo recuerden para volver a ponernos en acción.

Como dice el título del libro que me estoy leyendo: "Si no te gusta tu vida, ¡CAMBIALA!"

Un saludo, Miquel Orenga.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Confianza

La vida esconde pequeños detalles que al principio no podemos percatar. A veces nos pone obstáculos que no sabemos muy bien como sobrepasar. Supongo que todo forma parte de una rueda que va haciéndose más fuerte a base de errores, que coge velocidad a la vez que maduramos y que se hace imparable cuando confiamos en nosotros mismos.

Precisamente os quiero hablar de la confianza. De esa confianza que perdí en este proyecto hace ahora unos meses. Quizás esa pérdida de confianza se produjo por afrontar este reto del blog desde una percepción equivocada. Me explico. El blog se creó simplemente para transmitir mis sensaciones, para hablar sobre los caminos hacia la felicidad y para compartir con el mundo mi forma de ver la vida. El objetivo lo tenía claro pero con el tiempo entré en la espiral de que el blog fuera aumentando más y más las visitas, de querer promocionarlo y venderlo como un blog diferente. Esa espiral me llevo a exigirme al máximo en las publicaciones, a buscar el tema perfecto publicación tras publicación, a querer que cada entrada tuviera más visitas que la anterior...perdí la esencia. Hoy es eso lo que quiero recuperar, ya que mi pasión por escribir y por el deporte sigue intacta.

Sin más demora sigamos con la confianza. ¿Por qué siempre han ido relacionados los términos confianza y miedo? Yo creo que el miedo es la causa de la pérdida de confianza. Dicho esto me viene muy bien la siguiente frase: "Un pájaro posado en un árbol no tiene miedo a que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama sino en sus propias alas".

Cada uno extraerá sus propias conclusiones sobre esta frase, yo saco la mía. No entiendo porque nuestra confianza se ve mermada por condiciones ajenas a nosotros. Si nosotros tenemos claro lo que somos capaces de hacer, ¿Qué importa lo difícil que sea y los obstáculos que haya que superar?

Soy de los que piensa que la confianza en uno mismo crece a medida que disminuye el miedo a fracasar; por tanto, la confianza nunca se puede relacionar con aspectos que no podemos controlar. Si no los podemos controlar, ¿Para qué darles importancia? Es más importante centrarnos en lo que podemos controlar, si nuestra autoconfianza es alta, los demás factores se verán afectados positivamente y la rueda de la que hablaba al inicio empezará a girar.

En este momento, esa rueda empieza a girar en esta nueva temporada del blog. Una etapa en la que mi objetivo fundamental será trasladar mi objetivo deportivo al "bloggero", es decir, en el deporte seguiré buscando la felicidad y el disfrute, y aquí también. Sin esperar nada de los demás, haciendo algo por puro placer.

Hasta la próxima, Miquel Orenga.

PD: ¿Alguien sabe porque he elegido este día para iniciar una nueva temporada en el blog?

sábado, 12 de abril de 2014

El poder de los pequeños detalles

Buenas tardes, soy Miquel Orenga.


En la publicación de hoy quiero aprovechar para hablar de aquellas pequeñas cosas que producen grandes cambios en nuestro rendimiento, en nuestra motivación y también quizás en nuestro resultado. Es importante que esos pequeños detalles no pasen inadvertidos, ya que si los cogemos como una fuente de energía nos pueden dar ese plus que necesitemos en un momento concreto.

En primer lugar quiero hablar de la importancia de las palabras. "Ya verás como sale todo bien", "estoy muy orgulloso/a de ti", "demuestra lo que vales"...frases que cobran mucho más sentido si vienen de un familiar o de un amigo y que, en mi caso, además de darme ese plus de confianza, también me transmite cierta presión para no fallar. Y con eso no me refiero a cumplir con el objetivo sí o sí, sino al menos a dejarme todas las fuerzas en intentarlo, sabiendo que si eso ocurre, ya me puedo ir con la consciencia tranquila a casa.

No solamente las palabras que nos dicen pueden cobrar un sentido especial, sino que también las palabras que nos digamos nosotros mismos tienen una importancia vital en el transcurso de cualquier objetivo. Queda claro que una vez se da el pistoletazo de salida a esa carrera a la que nos vamos a enfrentar, en ese momento, ya estamos solos...solos ante la oportunidad de demostrarnos que hemos entrenado y hemos disfrutado, para también poder disfrutar hoy. Por eso, todas las posibles palabras de ayuda en los momentos previos a la carrera, tenemos que guardarlas y tenerlas presente, sin olvidar a los que nos enfrentamos.

Sin embargo una vez hemos arrancado estamos solos; aunque haya decenas de personas corriendo a nuestro lado, estamos solos. Porque en nuestra cabeza no importa quién pueda estar a nuestro lado, solo importa confiar en nosotros mismos, saber como regularnos, lo que queda de carrera y lo que estamos dispuestos a dar. Es en esos momentos de soledad cuando ciertas palabras tienen que resonar en nuestra cabeza: "Vamos, que lo estás haciendo bien", "ya va quedando menos", "parece que va todo bien", "me encuentro genial". Es muy importante automandarse mensajes positivos para que el ánimo y la confianza no decaiga, y para que el estado mental transfiera una energía positiva al estado físico.

En conclusión, las palabras tienen importancia en dos vertientes: la primera proviene de aquellas personas importantes para nosotros, y la segunda proviene de nosotros mismos y de nuestra capacidad para encontrar el lado bueno en cualquier situación.

Por otro lado, otro pequeño detalle que al menos en mi caso hace que tenga un plus de energía, es el aplauso. Para los que compartáis la afición por las carreras de montaña, sabéis lo increíble que es encontrarse a grupos de personas en cualquier lugar del recorrido esperando a que pases, y aún sin probablemente conocerte, regalarte unos aplausos y unas palabras de ánimo. Esos aplausos de personas desconocidas aportan el conocimiento de saber que estas ahí, donde te habías propuesto, intentando dar lo mejor para disfrutar todo lo posible.

Pero si para mi existen unos aplausos con una energía increíble son aquellos que preceden a la línea de meta. Es ahí cuando las personas importantes de mi vida me esperan ver llegar, para con una mirada y cientos de aplausos empujarme a cruzar la meta. Y por último, os hablaré de mi pequeña costumbre que no es otra que la de aplaudirme a mi mismo cuando estoy a escasos metros de la meta. Esos aplausos dicen que lo he hecho bien, que he dado todo lo que podía y dar, y que he cumplido con aquello que me había propuesto.

Como veis los pequeños detalles pueden crear grandes historias, buenas sensaciones y mejores resultados; por eso es importante tener claro que cualquier palabra o cosa positiva que podamos absorber nos ayudará en el camino hacia nuestros objetivos.

Esto es todo por hoy. ¡Nos espera un mes de Abril apasionante!

Un saludo, Miquel.

miércoles, 9 de abril de 2014

3 huevos y enfermedades del corazón

Hola, soy Víctor Manuel Arnau.

En esta nueva colaboración en forma de vídeo vamos a desmontar el mito tan extendido de que un consumo de huevos alto aumenta el riesgo de enfermedades del corazón. Lo haremos desde la evidencia científica y aportando argumentos sólidos para ello. Como siempre, os dejamos tanto el vídeo, como la parte escrita para que podáis escoger vuestro formato favorito.

Videocolaboración: 3 huevos y enfermedades del corazón

Cuando analizamos la historia del huevo como alimento me vienen a la cabeza películas como La Milla Verde o Cadena Perpetua. Se trata de un alimento que ha sido considerado culpable durante tanto tiempo de aumentar el colesterol y las enfermedades cardiovasculares, que a la sociedad ya no le cabe en la cabeza que esa no sea la realidad, que se trate de un alimento inocente e injustamente condenado.

En primer lugar vamos a hacer un pequeño análisis del huevo. El huevo es un alimento cuyos macronutrientes dominantes son las grasas o lípidos (acumulados principalmente en la yema) y las proteínas. Las proteínas del huevo son las de mayor valor biológico que podemos encontrar en cualquier alimento natural, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales y en proporciones adecuadas para ser utilizados por nuestro cuerpo. En cuanto a micronutrientes el huevo destaca por su gran contenido en vitaminas del grupo B,  y vitaminas A, D y E. También es rico en antioxidantes y minerales como el hierro, potasio o magnesio. 
Por ultimo, en la yema también nos encontramos con 550mg de colesterol por cada 100g de huevo. ¿Pero significa eso que el huevo aumenta nuestro riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular? Vamos a verlo.

En primer lugar, se viene observando desde hace ya varios años que el colesterol alimentario, el que comemos en la dieta  no se relaciona en la mayoría de las personas con los niveles de colesterol en sangre. El colesterol en sangre se autoregula de forma interna, e incluso tiende a subir en ausencia de colesterol alimentario.

En el 2012, podéis ver el estudio en la descripción, se hizo un estudio con 2 grupos de personas. Al primer grupo se le hizo comer 3 huevos diarios durante 12 semanas, mientras que el segundo grupo consumía 3 claras de huevo durante el mismo periodo. Al final del estudio se observó que el grupo que consumió huevos enteros aumentó más su colesterol “bueno”, redujo en mayor medida los triglicéridos, redujo el nivel de insulina, y mejoró la relación entre colesterol bueno y malo.

En otro estudio en 1999 se observó a 117.000 personas durante 14 años y no se observó mayor riesgo cardiovascular entre aquellas personas que consumían más de 1 huevo al día.

En el año 2000 el señor McNamara analizó 167 estudios en los que se administraba colesterol dietético a más de 3500 sujetos en total y llegó a la conclusión que el colesterol dietético no se relaciona con enfermedades o muertes cardiovasculares.

Recientemente, en concreto el año pasado salieron tres revisiones o meta análisis, que es el grado más alto de evidencia científica, ya que analizan varios estudios realizados hasta la fecha y los comparan entre sí para extraer unas conclusiones. De estos tres meta análisis, dos de ellos no encontraron relación entre el consumo de huevos y el aumento de enfermedad cardiovascular. El otro, en cambio sí que relacionaba de forma leve-medio ambos conceptos.

Por ultimo, voy a dar mi opinión personal sobre todo este tema. Vivimos en una sociedad que tiene miedo a comer mas de un huevo al día o más de tres a la semana, pero en cambio no se pregunta que ingredientes lleva ese paquete de patatas fritas, o que grado de procesamiento industrial tiene el pan que usan en McDonalds. Tenemos miedo a los huevos, pero no tenemos miedo a pasarnos las horas muertas en el sofá o sentados ante el escritorio. Tenemos miedo al daño que pueda hacernos un huevo, pero no ponemos las suficientes energías en combatir la obesidad, el sedentarismo o la falta de ejercicio mental. Y eso, señores y señoras es muy triste. En nuestras manos está cambiar nuestra forma de pensar, coger las riendas de nuestra vida y dedicarnos a mejorar el mundo en el que vivimos.


Un saludo, Víctor Arnau.

sábado, 29 de marzo de 2014

Psicología de la motivación con Alberto Alfonso

Buenas tardes, soy Miquel Orenga.


Como ya avancé en las publicaciones anteriores, hoy tengo el placer de estar acompañado por Alberto Alfonso. Alberto fue compañero de equipo el club Benicássim cuando ambos competíamos en la categoría sub-23; además es maestro de Educación Física y estudiante de Psicología. Con su experiencia como deportista de alto nivel y sus estudios, Alberto nos presenta una interesante colaboración sobre la motivación en todas sus vertientes. Hecha toda presentación, os dejo con Alberto Alfonso.

En estos tiempos en los que términos como el "coaching" están tan presentes en el mundo del deporte y la planificación deportiva, además de poder ser aplicado en otros círculos como el mundo laboral y de los negocios, es cada vez más frecuente ver empresas privadas con una numerosa oferta de cursos de este tipo que, por arte de magia, pueden convertirnos a cualquiera en gurús de la Psicología de la Motivación. Es en este ámbito en el que me gustaría centrarme hoy, desde mi humilde perspectiva como maestro de Educación Física y estudiante de Psicología y mi corta experiencia como deportista de alto nivel.

Cada vez con mayor frecuencia en el deporte en general, desde el atleta de primera fila esponsorizado por la marca de la ropa que vestimos hasta el aficionado al running que sale cada domingo por la mañana a disfrutar dando vueltas al parque, la Psicología desempeña un importante papel sin que hagamos cuenta de ello. Dejando atrás el sobreexplotado en el ámbito motivacional “Impossible is nothing” y estableciendo una relación con la filosofía que mi compañero Mikel Orenga defiende desde este blog, debemos ser conscientes de nuestras propias limitaciones a la hora de determinar nuestros objetivos. Sin embargo, ¿qué es aquello que nos motiva a la hora de calzarnos las zapatillas y tomar esa ruta para perdernos entre caminos y senderos?, ¿qué nombre ponerle a aquello que nos mantiene motivados en busca de nuestros objetivos y nos conduce a su consecución?

Si echamos mano a la bibliografía y reparamos en autores como Mark R. Lepper, Eduard L. Deci, Richard M. Ryan e incluso A. Bandura, daremos un repaso a las diversas Teorías que dan respuesta a la motivación intrínseca, es decir, a la manera activa e intencionada mediante la cual las personas ponemos a prueba nuestras competencias. Intentaremos ser lo más concisos posible e iremos al grano para resumir en pocas palabras en que se basa todo esto:

1. Teoría de la sobrejustificación: cuando comenzamos una nueva actividad, nuestro interés por ella disminuirá si la acción se convierte en un instrumento para conseguir una meta extrínseca. Por ejemplo, cuando nos decidimos a perder ese par de kilos de más que nos sobran con el único fin de parecernos a ese actor, modelo, deportista, que vemos en los medios de comunicación. Si una persona que disfruta cuidando con paciencia su cuerpo y empieza a fijarse  en el cuerpo del vecino esmerándose en que el suyo luzca mejor que el del resto, la actividad dejará de ser placentera por sí misma.

2. Teoría de la autodeterminación: se centra en la tendencia innata que nos lleva a involucrarnos  en aquellos comportamientos que despiertan nuestro interés, en lugar de aquellos que suponen una obligación. En definitiva, los seres humanos necesitamos ser autónomos e implicarnos en lo que hacemos porque queremos hacerlo. Investigadores como Moreno et. al (2007) han comprobado que los deportistas con un índice alto de determinación asumen los valores sociales y las contingencias extrínsecas (motivaciones externas) como propios, para posteriormente transformarse en valores y motivaciones personales.

3. Teoría de la evaluación cognitiva: señala que la satisfacción innata de sentirse autónomo y competente hacia una tarea incita la motivación intrínseca. Esto va muy ligado con la percepción que tengamos de nuestras propias capacidades, por ejemplo a la hora de afrontar un nuevo reto como una carrera de ultrafondo: si nos consideramos capacitados para hacerlo, será más fácil que lo consigamos que si nos sentimos incapaces.

4. Teoría de la autoeficacia: plantea que la percepción de dominio sobre la tarea determinará nuestras expectativas de éxito, a la vez que su persistencia en la ejecución y la cantidad de esfuerzo invertido. Tomemos como ejemplo dos deportistas de resistencia batiéndose a la par en busca de la línea de meta: en muchas ocasiones, factores como la preparación o la condición física, e incluso la fatiga acumulada a la que se llega el día de la competición, están tan equiparados que cualquiera de los dos podría terminar alzando los brazos al final de la recta. Y es en esa décima de segundo, en el momento en que se decide quien logrará la victoria, cuando entra en juego el papel de la motivación. Probablemente sea ese pensamiento de entre los miles que circulan por nuestro cerebro durante esos instantes, el que a falta de 200m hará percibirnos o no como ganadores.

Una vez adentrados en materia y habiendo repasado algunos de los conceptos claves en Psicología de la Motivación, está claro que toda actividad deportiva con lleva un gasto de energía y esfuerzo continuado, por lo que su persistencia en la práctica sólo es entendible si consideramos la motivación que subyace a ese comportamiento. Aunque cada persona nos motivamos por razones diferentes, los principales motivos aludidos por la población para practicar deporte o realizar cualquier actividad física son: ejercitarse físicamente, disfrutar y vivir experiencias reconfortantes, satisfactorias y estimulantes. Ahora bien, la adquisición y mantenimiento de la conducta deportiva requiere que esa actividad tenga interés y atractivo para la persona que lo ejecuta, que satisfaga necesidades, en definitiva, QUE NOS MOTIVE.

Alberto Alfonso

Espero que os haya gustado la colaboración de Alberto Alfonso. Para mi es un éxito increíble poder contar con compañeros como él al igual que con otros colaboradores, personas que no piden nada a cambio y siempre estan tratando de ayudar y hacer mejor este pequeño mundo que llevamos entre manos Victor Arnau y yo. En esta ocasión, gracias de verdad a Alberto Alfonso; las puertas para una segunda colaboración siempre estarán abiertas.

Esto es todo por hoy.

Un saludo, Miquel Orenga.